• Fiducis economistas

SOFT SKILLS, LAS MÁS DESEADAS


Aunque a estas alturas haya ya pocas cosas que puedan sorprenderme, desde hace un tiempo aparecen ofertas de empleo con demandas un tanto peculiares. Por citar una de las más insólitas, ahí va una muestra: “Interés por formar parte del futuro”, y yo me pregunto ¿a qué se refieren concretamente?, ya que TODOS obviamente, tenemos esa esperanza, no morir en el intento de vivir. Bueno, está claro que descontextualizada, aún resulta más inquietante.


Lo cierto es que las empresas lógicamente, quieren captar solo a los candidatos idóneos, por tanto cuánto más perfilen sus requerimientos, conseguirán por un lado, que baje el número de los que se presenten, hasta límites controlables y, por otro, que sea operativa la recogida, al ser todos muy adecuados. Ahora bien, de ahí a incluir entre esos requerimientos solicitados, cosas tan peregrinas, va un trecho.


Otro ejemplo de requisito, en este caso, lo calificaría como peliagudo sería este: “nativo digital”. Para mí, es claramente discriminatorio, pues solo podrían presentarse, los nacidos después de 1995, nadie de la era pre-digital, los llamados inmigrantes digitales, independientemente de sus conocimientos, experiencia y actualización.


En lo que sí coinciden prácticamente la inmensa mayoría de las ofertas de empleo, - sea el medio que sea el que utilicen los reclutadores-, es en la búsqueda de personas con unas determinadas competencias, entre las que cabe destacar, saber trabajar en equipo -y ojo, porque hoy en día, ello conlleva hacerlo muchas veces, en modo virtual (en estos momentos más que nunca por el confinamiento) y muchas otras, en un ambiente multicultural-, o también la capacidad de adaptación, dada la velocidad a la que se producen hoy en día los cambios a todos los niveles y la transformación continua que ello exige a empresas y negocios.


Todo este compendio de aptitudes y actitudes, exigen que se posea bien de forma innata o bien como resultado del entrenamiento y hábito, una serie de habilidades de carácter social y personal (Soft Skills), que son las más demandadas hoy en día en el mercado laboral.


Estas habilidades además de las competencias estrictamente técnicas (Hard Skills) que, en cualquier caso, se le suponen al candidato, para que pueda optar al puesto que sea, son actualmente, poco menos que esenciales, especialmente en puestos directivos.


Como en otros casos, esas competencias dependerán en gran parte del perfil que se haya elaborado previamente y del tipo de puesto, organización, equipo, etcétera, pero en general, se podría dividir aunque estén muy relacionadas entre sí, entre las que asociamos con la inteligencia emocional (autocontrol, automotivación y autoconocimiento) por un lado, y las que tienen que ver con la inteligencia social (empatía, sintonía o interés por los demás), por el otro, ya que estas últimas, son las que favorecen la interacción con los demás de manera eficaz.


Así que se buscan personas empáticas, asertivas y resilientes, que sean capaces de comprometerse con la empresa y/o proyecto; toleren bien el fracaso; que sean autoexigentes y resuelvan problemas con creatividad e innovación; además de estar tanto en disposición de negociar mejor que Churchill, como de gestionar una crisis, gracias a que su pensamiento siempre se orienta en modo estratégico y posee unas dotes de liderazgo que ya las hubiese querido el mismísimo Napoleón.


Antes eso era un “mirlo blanco”.

  • Facebook - círculo blanco
  • White Twitter Icon
  • White LinkedIn Icon

Avda. Reino de Valencia, 51 - 6º pta. 11ª

46005 VALENCIA

 

963 355 641

info@fiducis.es

Horario: Lunes a Viernes

             09:00-19:00