loader

Este podcast es el inicio de un nuevo proyecto. Será el primero de muchos podcast en el que voy a compartir con vosotros parte de mi experiencia y conocimientos, acompañando a empresas con un único objetivo: aportar una visión más que puede ayudaren vuestro día a día y serviros para mejorar las finanzas de vuestros negocios.

Soy José Luís Ballester, economista, consultor y docente y ayudo a los negocios a sacar el máximo potencial de sus finanzas. En este primer capítulo os voy a explicar las 5 claves para desarrollar una buena estrategia financiera.

A la hora de planificar unaestrategia financiera, podemos plantear un esquema de 5 puntos que debemos de revisar.

La primera clave es tener una buena estrategia de negocios, no podemos desarrollar una buena planificación financiera si no tenemos una estrategia de negocios definida.

La segunda clave es disponer de un buen diagnósticode mi situación actual, es decir, no puedo establecer un camino a seguir si no tengo claro cuál es mi punto de partida.

La tercera clave es ¿qué necesito para llegar a mi destino? No podemos emprender un viaje sin saber si cuento con lo necesario para poder llegar a mi fin.

La cuarta clave es ¿cómo lo voy a hacer? No solo es importante saber dónde voy a llegar, es indispensable para mi negocio saber cómo lo voy a hacer.

Por último, la quinta clave es ¿consigo transformar mis acciones en cash? Si no soy capaz de transformar mis esfuerzos en liquidez, jamás tendré la gasolina necesaria para mover mi negocio.

¿Te parecen interesantes? Profundicemos un poco más en ellas.

Recomendaciones para elaborar una estrategia financiera de alto impacto

A continuación, ahondaré más sobre las claves para crear una estrategia financiera de alto impacto:

1. Tener una buena estrategia de negocios

Como te he comentado, la primera clave para desarrollar una buena estrategia financiera es conocer mi estrategia de negocios. Cuando hablamos de ello, hablamos de conocer los objetivos de mi empresa, qué quiero alcanzar a largo, medio y corto plazo; y lo más importante ¿cómo lo voy a hacer? Este “cómo lo voy a hacer”, atiende a mi modelo de negocio.

Para poder definir un modelo de negocio satisfactorio, es necesario conocer mi entorno, especialmente qué es lo que están haciendo mis competidores y qué es lo que necesitan mis clientes. Solo de esta forma seré capaz de ofrecer un producto o un servicio que sea competitivo, y que a su vez atienda y satisfaga todas las necesidades que tiene mi cliente.

Una vez tengo claro mi entorno, tendré que definir mi marketing mix. Es decir, saber y conocer qué producto o servicio vendo, pero cuáles son sus características para poder fabricarlo y prestarlo. De igual manera, conocer mis estrategias de precio para poder alcanzar ese nicho de mercado que ya he definido anteriormente. Otro punto necesario es conocer las necesidades de distribución y promoción.

Para ello, de una manera muy simple podemos definir qué vamos a hacer en nuestra empresa, pero es necesario tener clara esta base, de modo tal que se pueda dar el siguiente salto que es básicamente, el salto que enlaza estrategia con finanzas.

Nuestro objetivo en este punto, es pasar todo aquello que hemos definido a metas que sean cuantificados y que nos ayuden a medir la evolución y el rendimiento de nuestros negocios en el día a día.

En ese sentido, tenemos que tener muy claro que sin una estrategia que defina y me diga cómo alcanzar mis objetivos a corto, mediano y largo plazo, es muy difícil que yo pueda establecer una programación o una planificación financiera que sea correcta.

2. Hacer un diagnóstico de mi situación

Básicamente queremos conocer donde estamos, aquí podemos establecer un paralelismo con un viaje. Es imposible iniciar un viaje con un destino determinado si no conozco mi punto de partida. En las finanzas de nuestras empresas es exactamente lo mismo, para poder llegar a un objetivo financiero he de saber dónde estamos. Solo de ese modo podré cuantificar qué es lo que necesito para poder emprender esta aventura.

3. ¿Qué necesito para llegar a mi destino?

Cuando hablamos de qué es lo que necesito, estoy hablando de qué recursos he de incorporar en mi empresa. No debemos olvidarnos que cualquier proyecto siempre empieza con una inversión en activos fijos y activos que pueden ser tangibles o intangibles o que bien sea un circulante que me ayude a financiar mi actividad económica en el día a día.

No debemos olvidar que toda inversión necesita el mismo volumen de recursos financieros. En este punto es donde debemos de plantearnos si contamos con los recursos financieros y en caso de no contar con ellos, sí vamos a poder obtenerlos y a qué coste.

4. ¿Cómo lo voy a hacer?

En el mundo de las finanzas, hay que considerar dos objetivos que son primordiales. El primer de ellos es maximizar el retorno o la rentabilidad que obtengo de la inversión que estoy acometiendo. Por su parte, el segundo es reducir el coste de los recursos financieros que necesito para poder competir, de esta forma, conseguiré maximizar el retorno de mi negocio.

No hay que olvidar que el principal propósito de cualquier negocio es ser rentables. Una vez tengo claro qué es lo que necesito para poder desarrollar una estrategia financiera correcta, tengo que definir cómo voy a desarrollar mi actividad, ya sea una empresa productora o una empresa de servicios.

A la hora de desarrollar una planificación financiera apropiada, he de tener muy claro qué es lo que produzco (un producto o servicio), cómo lo voy a hacer,  a qué coste y cómo puedo optimizar esa producción. Toda esta información es clave para que pueda establecer una estrategia comercial correcta, en la que defina mi portafolio de productos y servicios que quiero vender con una estrategia de pricing adecuada. Y esto me lleva al quinto punto.

5. ¿Consigo transformar mis acciones en liquidez?

Solo aquellas empresas que consiguen generar caja son las que van a cumplir con su objetivo financiero. Tenemos que tener presente una cuestión en todos nuestros negocios: cash y skins. La tesorería es la sangre de nuestras compañías, si no tenemos tesorería no podemos funcionar.

Todo esto lo debemos plasmar en herramientas que nos ayuden a gestionar nuestro negocio. En el mercado existen herramientas muy conocidas pero poco usadas, entre ellas están nuestro presupuesto y los indicadores de gestión (KPI´S). Estos últimos nos ayudan a poner el foco en aquello que es clave para nuestro negocio. Con 15 indicadores es más que suficiente para controlar el área económica – financiera de nuestros negocios.

Como veis, desarrollar una correcta estrategia financiera consta de solo 5 pasos sencillos. La cuestión es tener un procedimiento de trabajo sencillo y unos objetivos muy claros para alcanzar.

Espero que estas recomendaciones os hayan servido de ayuda, espérame en el siguiente capítulo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.